Contacta: 606 74 89 31
EL DILEMA DEL ERIZO

EL DILEMA DEL ERIZO

En un día muy helado, un grupo de erizos que se encuentran cerca sienten simultáneamente la necesidad de juntarse para darse calor y no morir congelados.

 Cuando se aproximan mucho, sienten el dolor que les causan las púas de los otros erizos, lo que les impulsa a alejarse de nuevo.

 Sin embargo, como el hecho de alejarse va acompañado de un frío insoportable, se ven en el dilema de elegir: herirse con la cercanía de los otros o morir. Por ello, van cambiando la distancia que les separa hasta que encuentran una óptima, en la que no se hacen demasiado daño ni mueren de frío.


A veces, un niño o una niña por cuestión de supervivencia se queda donde le hacen daño, creando sistemas de defensa para poder soportar el dolor físico o emocional que le supone estar ahí.

¿Es necesario que sigamos haciendo esto cuando somos adultos?

¿Seguirían los erizos pinchándose unos a otros bajo un espléndido sol de verano?

Cuando te hagan daño, pide que dejen de hacerlo, exígelo si no, y si el abuso sigue, sal de ese lugar o relación. Si no puedes solo o sola, busca ayuda. Cada paso adelante para cuidar nuestro niño interior, da más poder a nuestra parte consciente, nuestro verdadero Ser Esencial, ese que nos permite crecer y vivir el presente con mayor plenitud.

Carmen Guerrero

 

Deja un comentario

Cerrar