Contacta: 606 74 89 31
¿Cuánto mide tu problema?

¿Cuánto mide tu problema?

¿Te imaginas que hubiese un aparato medidor de preocupaciones? ¿Y te imagina que pudiésemos regular automáticamente la intensidad de perturbación que nos provoca un problema en función de su medida calculada?

Por supuesto que son fantasías, porque a cada ser humano le afectan de manera diferente los contratiempos de la vida, según infinidad de variables de personalidad, biografía personal y capacidad de de resiliencia desarrollada. Entre la variable estímulo y la variable respuesta está el organismo, la variable interviniente clave para entender lo que nos pasa. Lo que sí podemos hacer es el siguiente sencillo ejercicio que ha ayudado a muchas personas a regular un malestar emocional desproporcionado, porque recuerda al cerebro, con un apoyo visual que es lo que más nos importa :

-Toma un papel y un lápiz* y dibuja una regla de medir en el margen izquierdo. Escribe los números del 1 al 10 como unidades de medida; el 1 abajo y el 10 arriba. Al lado del número 10 en la parte superior de la hoja, escribe el asunto que te preocupa más en la vida (muchas personas escriben aquí asuntos relacionados con la muerte de un ser querido y otras pérdidas irreversibles) y sigue escribiendo preocupaciones, asignándole a cada una su lugar en la regla. 

Cuando una preocupación llegue a tu mente, busca ese papel y “sitúa el asunto en su medida”. Relativizar la importancia de lo que nos pasa juega un papel importante en lo que nos implicamos emocionalmente para resolverlo o aceptarlo.

*Utilizamos el lápiz porque llegará un momento en el que necesitamos borrar asuntos, o moverlo de lugar en la escala de las preocupaciones.

Añado que si estos tipos de ejercicios cognitivos no funcionan, puede que el sistema de respuesta a la amenaza asocie el disparador (problema que nos activa) a un estímulo de un contexto traumático, seamos o no conscientes de ello. Para reprocesar y sanar el sistema, debemos trabajar el asunto por técnicas más profundas y en manos de un profesional.

Carmen Guerrero Escobar

Deja un comentario

Cerrar