¿Por qué es sano llorar?

Por Carmen Guerrero Escobar el Octubre 4, 2015 en Emociones, Llanto
0
0

Llorar nunca debería ser signo de infelicidad o de perjuicio para nadie. Llorar, como igualmente se produce con el dolor, es una reacción de nuestro cuerpo hacia un estímulo determinado. Otra cosa es que el asunto se vuelva repetitivo e incontrolado, como sucede en los casos de dolor crónico o puede llegar a darse con el llanto crónico, y en tal caso sí debe preocuparnos y buscar ayuda para solucionarlo.

Ahora bien, ¿por qué es beneficioso llorar? Muchos evitan ese momento de desahogo por asociarlo con vulnerabilidad, infelicidad o con la posibilidad de sentirse peor. Sin embargo, lo que sucede es totalmente lo contrario, pues evitar las lagrimas puede ser lo realmente peligroso y llorar puede tener múltiples beneficios como bien indica un reciente estudio publicado en Motivation & Emotion.

1. Llorar proporciona una gran liberación emocional

El llanto es una gran vía de escape para nuestras emociones. Como comentábamos, es una reacción totalmente fisiológica, y las lágrimas parecen actuar como un mecanismo de desbordamiento emocional: Movilizan nuestros sentimientos en forma de catarsis, manteniendo así el equilibrio emocional.

2. Las lágrimas ayudan a liberar toxinas

Como ya ocurre con el sudor, las lágrimas liberadas en el llanto también son una buena forma de eliminación de toxinas. De hecho, una investigación demostró que las lágrimas surgidas por motivos emocionales se componen de mayores niveles de hormona del estrés que aquellas que se derraman por otras razones (como cortar cebolla, por ejemplo). Por ello, llorar como desahogo emocional liberaría a nuestro cuerpo de ese exceso de estrés mediante la expulsión de hormonas en las lágrimas.

3. Llorar activa nuestro sistema inmunológico

Llorar también tendría algún peso en nuestro sistema inmune, pues las lágrimas liberadas como desahogo emocional contienen una proteína llamada lisozima, cuya función de combatir las infecciones bacterianas. Dicha proteína también se encuentra en la leche humana, el moco y la saliva. Por ello, derramar lágrimas sería una forma de reforzar la secreción de defensas fisiológicas de nuestro organismo como respuesta al estrés.

4. Llorar aumenta la empatía y refuerza la intimidad

Como ya nos indica el sentido común, derramar lágrimas implica comunicar nuestros sentimientos a los demás, que generalmente reaccionan esgrimiendo compasión (un pilar fundamental de la intimidad emocional). El apoyo recibido por los demás en dichos momentos fortalece las relaciones interpersonales y aumenta la empatía. Así pues, llorar sería la manera de garantizar una ayuda mutua entre los individuos, fomentando la comprensión y el confort.

5. Llorar puede, paradojicamente, mejorar el estado de ánimo

Aunque suene contrario a la lógica, llorar podría disminuir nuestro estado de ánimo en un principio, volviendo a activarlo y mejorarlo posteriormente con el paso de apenas hora y media después del proceso, según concluyó un estudio. Realmente, siendo objetivos, esta paradoja tiene lógica. Si expresamos nuestras emociones reprimidas mediante el llanto podemos deprimir nuestro estado de ánimo inicialmente, pero dicha expresión nos deja vía libre para volver a mejorarlo posteriormente, tras aliviar la presión emocional sufrida.

6. Llorar nos recuerda lo que realmente importa

Aunque no nos guste llorar, el proceso nos acaba recordando lo que realmente importa, y las lágrimas nos hacen eliminar el ruido de fondo del estrés cotidiano para volver a centrarnos en lo esencial. Las lágrimas nos recuerdan las situaciones que merecen nuestra atención, y que necesitan solución.

7. Llorar puede impulsar la resiliencia

Finalmente, cabe recordar que el hecho de llorar puede acabar demostrando nuestra capacidad para tolerar y manejar el estrés y el dolor, recordándonos simultáneamente nuestras capacidades naturales para hacer frente a los sentimientos. Sabiendo que somos capaces de hacer frente al dolor emocional, nuestra confianza aumentara, protegiéndonos de la desesperanza y el ánimo deprimido en un futuro.

Fuente: Psych Central.

Sobre el autor

Carmen Guerrero EscobarVer todas las entradas de Carmen Guerrero Escobar

0 Comentarios

Añadir comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Copyright 2017 | Psicología XXI

colon congelamos personalizasen parcelario prestamo rapidos filosofar cejad trizanhincha áfilo escotorre pulidor financieras creditos rapidos plasmático larden caratula