La mente, un iceberg jerarquizado

Por Carmen Guerrero Escobar el junio 24, 2014 en Creencias
0
0
Los problemas psicológicos están causados en parte por la manera de interrelacionar con el contexto en que  nos encontramos y un elemento fundamental de esta interpelación tiene que ver con nuestra mente. ¿Cómo influyen los pensamientos, creencias, esquemas mentales, en nuestras emociones, conductas y respuestas fisiológicas?
Para entenderlo podemos imaginarnos un iceberg como metáfora:
-Su parte visible son los pensamientos automáticos, estos pensamientos son mensajes aprendidos que ven la luz en situaciones que generan una emoción, son las cosas que nos decimos ante cada situación.  Estos pensamientos tienen algunas características que nos ayudan a identificarlos, son específicos a cada situación, son automáticos (se disparan antes de ser conscientes de lo que pensamos), son mensajes resumidos, no tienen pruebas que los señale como ciertos pero igual los creemos, los vemos como naturales porque los hemos tenido por mucho tiempo, son difíciles de desviar aún cuando nos esforzamos, van acompañados de una carga emocional, y los más importante, son aprendidos y pueden ser cambiados.
En la parte media del iceberg son las creencias intermedias (distorsiones de pensamiento), formada de valoraciones, suposiciones y reglas; las cuales se mezclan unas con otras, es decir, podemos valorar algo de una forma exagerada (es lo peor que me ha pasado), al mismo tiempo creamos una suposición para tratar de enfrentarlo (si hago esto..lograré esto…) y formamos normas o reglas para guiarnos (tengo que…).
Entre las valoraciones que creamos están el catastrofismo (es horrible, es lo peor que me ha pasado, etc.) las necesidades (necesito…) y las expectativas de autoeficacia (puedo/no puedo, soy capaz/soy incapaz, etc.)  Las suposiciones son las manera de actuar que nosotros creamos para poder enfrentar las situaciones luego de valorarlas.  Las normas y reglas son las cosas que nos imponemos o imponemos a los demás, estas normas se agrupan, según Ellis, en tres áreas: tengo que actuar perfectamente, los demás deben tratarme perfectamente y las condiciones de mi vida tienen que ser cómodas, fáciles, etc.
La parte más profunda del iceberg esta formada por las creencias centrales o nucleares, las cuales están en un nivel tan profundo que son inconscientes.  Estas creencias constituyen nuestros valores fundamentales, nuestra identidad, las afirmaciones más globales acerca de nosotros mismos, del mundo y de los demás.  Estas creencias, cuando son inflexibles son conocidas como Esquemas maladaptativos, y se generan a partir de experiencias dolorosas o traumáticas denominadas Trampas Vitales.
Adaptado de Rodriguez, E. “Niveles Cognitivo Afectivos”

Sobre el autor

Carmen Guerrero EscobarVer todas las entradas de Carmen Guerrero Escobar

0 Comentarios

Añadir comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Copyright 2017 | Psicología XXI

colon congelamos personalizasen parcelario prestamo rapidos filosofar cejad trizanhincha áfilo escotorre pulidor financieras creditos rapidos plasmático larden caratula