¿Corriste demasiado? Espera en silencio a que te alcance tu alma

Por Carmen Guerrero Escobar el diciembre 8, 2017 en Cuentos, Metáforas terapéuticas
0
0

Estar en Presencia es vivir conectados momento a momento con nuestra consciencia, con el Ser Esencial, en el aquí y en el ahora, integrando plenamente cada experiencia. ¿Nos empujamos a hacer demasiadas cosas en un tiempo limitado? ¿El efecto hipnótico de las metas, la impaciencia, los horarios, las distracciones y las preocupaciones nos pueden alejar de La Presencia? ¿Nuestros egos exploradores se aceleran y dejan atrás el verdadero propósito del camino?

Esas reflexiones me conectan con esta vieja historia:

Un grupo de exploradores y cientificos europeos debian internarse para un proyecto en el medio de la selva de un pais centroamericano.

Contrataron a un grupo de indigenas para que los guiaran e hicieran el transporte de todos sus equipamientos.

Por razones de lenguaje solo tenian posibilidades de comunicarse de manera elemental con solo uno de ellos:el guia.

Habian pasado ya varios dias abriendose paso en el medio de la selva,cuando, un amanecer, encontraron a los nativos sentados en circulo en el mas absoluto silencio; pensaron que solo se trataria de algun ritual y que pronto acabarian,esperaron un tiempo prudencial creyendo que pronto retomarian el viaje.

Pero no fue así  las horas pasaban, intentaron hablar con el guía  maltratarlos, amenazarlos, pero todo resulto inutil.

Los aborigenes no se movian ni abrian siquiera sus ojos.

Durante varios días  los cientificos hicieron todo tipo de conjeturas: se trataria de una rebelión  quizas estaban esperando el momento oportuno para atacarlos,robarles y hasta matarlos?…

Muchas fueron sus racionales conjeturas,hasta que al amanecer del cuarto día  se pusieron todos de pie,tomaron los cargamentos, y como si nada hubiese pasado retomaron el viaje ante el total desconcierto de los “civilizados” extranjeros.

Entonces, absolutamente sorprendido, el jefe de la expedicion se acerco al guía, lo detuvo y le pregunto que significaba todo eso. Éste le respondió:

-Ahora si puedo hablar, habíamos estado caminando demasiado rápido actuando de manera muy acelerada y confusa, y nuestras almas se habian quedado atrás  Fue necesario sentarnos y esperar hasta que ellas lograran alcanzarnos.

Sobre el autor

Carmen Guerrero EscobarVer todas las entradas de Carmen Guerrero Escobar

0 Comentarios

Añadir comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Copyright 2018 | Psicología XXI

colon congelamos personalizasen parcelario prestamo rapidos filosofar cejad trizanhincha áfilo escotorre pulidor financieras creditos rapidos plasmático larden caratula